Gracias abuelitos por ser la base de la familia y pieza fundamental de nuestra sociedad, gracias por tu ternura y cuidados; gracias por ser la inspiración de muchos y el mejor ejemplo de lucha que Dios nos ha regalado”

Con gran alegría festejamos a nuestros abuelitos quienes están presente y a los que ya desde el cielo nos ven. Ustedes son una parte fundamental en nuestra vida, nos trasmiten fe, paz, amor y nos invitan a luchar por nuestros sueños, alientan a nuestros padres y brindan apoyo en todo momento.
Son alguien muy significativo en la vida de los nietos pues son los primeros que los contemplan desde el momento de su nacimiento y desde ese momento su mirada se trasforma, su corazón se ensancha y se enorgullece y cuando salen a la calle no se cansan de decir que tienen un nietecito tan hermoso que no existe otro igual.
En los momentos más especiales un abuelito no puede fallar, son esos ángeles que Dios envió para acompañar a los padres a formar a los hijos y sobre todo a consentir, porque quién no sabe la tranquilidad que trasmite ese abrazo cálido y sincero acompañado de un tierno besos que da un abuelo.
Un abuelo nunca falla…por mucho que sea su cansancio lo deja a un lado al verte, pues tú renuevas sus energías con tan solo una sonrisa, y sin pensarlo te saca a pasear en bicicleta y como magia se le olvida que algo le dolía.
Dios te bendiga siempre Abuelito (a)