Día de la familia franciscana Ciclo escolar 2016 – 2017 Palabras dirigidas en el Día de la familia franciscana por nuestro director general y académico Fr. Israel Porras Alvarado OFM. Buenos días tengan todos ustedes, sean bienvenidos a esta nuestra celebración del día de la familia franciscana. Como cada año, entorno a la fiesta de nuestro seráfico padre San Francisco, nos reunimos para fortalecer los lazos fraternos que nos unen, que es la vida en Cristo Jesús, Señor nuestro. Él es nuestro motivo de vivir, de trabajar, de estudiar, de compartir, de luchar por una vida plena. San Francisco de Asís nos lo enseña con el estilo de su propia vida, la forma en la que se relacionó con el Sumo Bien, que es el todo bueno. Su entrega total y generosa en la oración, dedicándole todas las horas del día a alabar y bendecir al Creador. Él se dejaba llenar del Espíritu de Dios manifestándolo y transmitiéndolo a sus hermanos, a las criaturas, a todo lo que lo rodeaba. Se armonizaba con todo los vestigios del Señor. Ese ejemplo de santidad es lo que nos motiva a imitarlo para llenarnos de Dios. Por ello, a través de la pastoral educativa del Colegio México promovemos el ejercicio de nuestra vida cristiana con la celebración y participación en los sacramentos, que es en donde se encuentra la presencia real de Cristo. Así como también, motivamos a la práctica de los valores cristianos y franciscanos en nuestros alumnos, padres de familia y personal de esta institución. Además, estamos a favor de la familia, pequeña iglesia doméstica. Es allí donde se siembra, se cultiva y se hace florecer el gran misterio de la fe. Es la familia el lugar más privilegiado para conocer a Dios, para enamorarnos de Dios, para vivir en Dios. Dice el Papa Francisco en su exhortación apostólica postsinodal: La familia no es un ideal abstracto sino un “trabajo artesanal” que se expresa con ternura pero que se ha confrontado también con el pecado desde el inicio, cuando la relación de amor se transforma en dominio. Entonces la Palabra de Dios “no se muestra como un secuencia de tesis abstractas, sino como una compañera de viaje también para las familias que están en crisis o en medio de algún dolor, y les muestra la meta del camino”. El modelo de familia a seguir es la Sagrada Familia de Nazareth, Jesús, José y María. Cuidemos que la sociedad no nos ponga otra idea de familia, sólo existe para nosotros este modelo, la Sagrada Familia. Pues bien, deseo que la gracia y la bendición de Dios los anime y fortalezca a seguir adelante; que este encuentro fraterno del día de hoy sea de su agrado y cumpla su objetivo. Agradezco a todos ustedes papás su presencia, a todo el personal de esta institución por su trabajo y esmero, a mis hermanos frailes por su compañía. Muchas gracias. ¡Paz y Bien!