Reunidos para celebrar el misterio central de nuestra fe en la Eucaristía, agradeciendo a Dios todos los beneficios que su mano generosa nos ha prolongado a lo largo de estos 75 años, mediante la tarea educativa y evangelizadora de nuestro Colegio México.